Home / General / ¿Qué implica cobrar en negro? ¿En qué nos afecta?

¿Qué implica cobrar en negro? ¿En qué nos afecta?

La economía sumergido, el pagar o cobrar en negro, es una realidad en el mercado laboral español. Hasta tal punto que el trabajo no declarado se ha convertido en una práctica socialmente aceptada en España o eso queremos pensar porque las cifras son de vértigo… pero… ¿vale la pena cruzar la línea? Como españoles deberíamos ayudar a crecer a nuestro país a través de los mecanismos con los que contamos, en este caso, los impuestos.

Datos de la economía sumergida en España

El empleo no declarado representa un 18,6% del Producto Interior Bruto (PIB), lo que duplica las tasas de otros países del entorno como Francia o Reino Unido, ambas por debajo del 10%. Como consuelo nos queda que Bulgaria (31,2%) casi nos duplica en cifras, y que además estamos en la mitad de la escalera, por encima están también Grecia (23,6%), Italia (21,1%) y Portugal (19,0%), por arriba pero no tan lejos.

La economía sumergida supone más del 20% del PIB anual en España. Esto supone un quinto de la producción interior bruta que no tributa como debiera. Pero no ha de olvidársenos que Hacienda somos todos y defraudar al Estado, a pesar de la difícil situación económica en la que nos encontramos, no hace más que agravarla ya que, por un lado, dificulta en gran medida alcanzar la tan necesaria estabilidad presupuestaria y, por otro, hace recaer la carga de aquéllos que no tributan sobre los que sí declaran sus ingresos de forma correcta.

Esta situación no ayuda a nadie, pues genera que una gran parte de la población no solo no pague impuestos sino que además en algunos casos incluso se beneficia de subvenciones del Estado, pero este tipo de práctica ya esta condenada en el código penal de nuestro país. Por tanto, que no todos cumplan con sus obligaciones con el Estado Español afecta al bienestar social.

Aspectos fiscales

Todos sabemos que existe la economía sumergida: empleo no declarado, pagar y cobrar en negro, trabajo irregular y el fraude a la Seguridad Social. Todo ello implica no poder percibir los derechos que implican toda relación laboral entre trabajador y empresario cuando ésta se hace de manera legal: protección por desempleo, seguro por accidente de trabajo y enfermedades profesionales, pensión de jubilación y un largo etcétera… Es un gran boomerang que se puede volver contra nosotros.

El aspecto fiscal es preocupante, pero las condiciones laborales o sociales son todavía más preocupantes. Si entre todos ponemos nuestro granito de arena, podemos minimizar la precariedad laboral y las condiciones de trabajo inadecuadas, podremos tener un curriculum vitae demostrable y salvaguardar nuestra seguridad laboral, tanto de accidentes, como de pensiones y prestaciones.

Infracciones laborales

A nivel fiscal se establecen una serie de infracciones laborales al respecto, a saber:

  • Prescriben a los tres años salvo en materia de Seguridad Social, que prescriben a los cuatro.
  • Se imponen a propuesta de Inspección de Trabajo, después de un expediente, un procedimiento administrativo y un acta.
  • Las infracciones leves van desde los 60 a los 625 €; las graves, de los 626 a 6.250 €; y las muy graves, desde los 6.251 a los 187.515 €.
  • Se exigirá la devolución de las cantidades indebidamente percibidas o no aplicadas correctamente por las empresas.
  • Podrá haber pérdida temporal de la pensión o prestación, o extinción de subsidios.
  • Los trabajadores infractores podrán perder sus derechos como demandantes de empleo. Si son extranjeros, podrán ser expulsados.
  • La infracción grave por no solicitar el alta del trabajador podrá llegar a 10.000 € por empleado. La muy grave por ocupar a beneficiarios de prestaciones o pensiones, a 187.515 €.
  • Si hay varias personas afectadas habrá recargo: del 20% si son dos trabajadores al 50% si afecta a cinco. Cada multa no podrá superar los 187.515 €.
  • La multa por obstruir de manera grave la labor del inspector puede llegar a los 10.000€. Si es muy grave, a los 187.515 €.

Todos podemos intuir que esas sanciones pueden llegar a tocarnos y parece más razonable plantearnos entrar en la legalidad y más si existe una posibilidad para hacerlo optimizando nuestros ingresos y dando tranquilidad a la Empresa o la persona que te contrata.

peligros de cobrar en negro

Factura sin ser autónomo legalmente

Cualquier tipo de persona: estés o no contratado por cuenta ajena, estés o no cobrando paro, pensión o prestación o subsidio alguno, que trabajas de manera no regular, pueden formar parte de Factoo. Con este sistema de cooperativas de trabajo asociado estarás cotizando a la Seguridad Social sólo por el tiempo que trabajes, con total legalidad y protegido con un seguro de responsabilidad civil, mutua de accidentes y certificado de prevención de riesgos laborales. Además tendrás a tu disposición una asesoría laboral y legal en caso de necesitarlo. Es el momento de que dejes de cobrar en negro y te pases a Factoo.

En los tiempos que corren ya no es razonable cobrar en negro por trabajos no declarados e irregulares. Es más seguro a la par que justo que cada uno de nosotros nos impliquemos en el bien común. Por ello, las cooperativas de trabajo asociado son una solución óptima y viable para legalizar toda esta economía sumergida. Factoo es una plataforma que permite facturar sin ser autónomo a través de cooperativas de trabajo asociado. Una vez asociado a una cooperativa ésta factura por ti, librándote de las pesadas cargas de llevar al día libros de registro, declaraciones trimestrales de impuestos, etc.

Y tú, ¿Quieres dejar de cobrar en negro y prepararte para facturar sin ser autónomo?

Comentarios de Facebook

Check Also

Salón MiEmpresa 2017

Factoo en Salón MiEmpresa 2017

Si eres emprendedor, empresario o autónomo es momento de que participes en el mayor evento …