• Créate una rutina a tu medida: el hecho de ser freelance implica que vas a estar en tu casa o espacio de coworking mucho tiempo, donde es habitual perder la noción del tiempo y entrar en la monotonía.  Por ello, es aconsejable que sigas un horario y calendario a tu medida, que te permita tener claros tus tiempos… De esta manera no se harán las 12.00 sin haber echo otra cosa que revisar tu mail y redes sociales.
  • Acepta un número de trabajos o proyectos que puedas manejar: éste es un tema particularmente difícil. Se consecuente con tus limitaciones y acepta únicamente el número de clientes que puedas controlar sino terminarás perdiendo vacaciones, fines de semana porque el trabajo se acumulará debido a la falta de tiempo.
  • Especialízate: como ya destacamos anteriormente la especialización es uno de los consejos para freelance más destacables. Generalmente cuánto más contento queda un cliente más cosas nos contratará, por ello, es importante recordar qué es lo que sabemos hacer bien para que no se nos vaya un cliente por intentar abarcar demasiado. Lo mejor es aprender a decir que no, y buscar una buena red de empresas y freelancers amigos para poder derivar el trabajo.
  • Intenta divertirte con lo que haces, sobre todo en los momentos de estrés: nuestro instinto generalmente nos empuja a trabajar más rápido para llegar a una fecha de entrega más cercana de la que nos gustaría. Po ello es importante respirar profundo y tomar un poco de distancia en los momentos más complicados, te vas ahorrar más de un ataque de estrés.
  • En tu tiempo libre no te acerques al ordenador: de no ser así nunca te vas a distanciar del trabajo. También es recomendable tener un número de teléfono personal y otro de tu marca, pues sino los clientes son capaces de llamar cualquier día a cualquier hora… ¡Pon límites!
  • Ten presente que deberás otorgarle más tiempo a los proyectos grandes o recurrentes: cuánto más grande el proyecto, más difícil es preveer el tiempo que le vamos a tener que dedicar. Por eso es bueno reservarse una serie de horas extras a la semana, de manera que las puedas adjudicar a grandes proyectos, si es necesario.
  • Aprende cuándo cobrar por hora y cuándo cobrar por proyecto: en el primer caso el cliente puede pedir todo lo que quiere ya que lo está pagando, y a nosotros nos pagan por cada minuto de trabajo. Pero si estamos cobrando por proyecto tenemos que poner límites, sino podemos estar una eternidad para cerrar un trabajo, y a nosotros nos pagan lo mismo.
  • La honestidad y confianza son el pilar del trabajo freelance: al no haber una empresa con más gente, oficinas, jefes y demás aditivos, es muy importante que el cliente confíe en nosotros. Una vez que el cliente empieza a ver que uno no es transparente con el trabajo que hace y lo que le cobramos, se va a ir rápidamente a buscar a otro lado la tranquilidad que no le estemos dando.
  • Ten siempre claros todos los aspectos legales: éste es un tema muchas veces obviado por la informalidad con la que se suele manejar en el mundo freelance, y sobre todo porque generalmente uno empieza con muy poco y es un gasto demasiado grande tener todos los papeles necesarios. Si el trabajo freelance es un plan a largo plazo, es importante invertir en tener una seguridad legal para evitar problemas con clientes malintencionados o en muchos casos con el gobierno por temas de impuestos.
  • El último, pero no por ello menos importante de los consejos para freelance es que siempre debes asegúrate de tener tiempo para ti y tu familia/amigos, al no cumplir con un horario fijo, es muy habitual que nos dejemos sobre pasar por el trabajo y dejemos de lado a familia y amigos.

Y tú, ¿Qué más consejos para freelance nos das? ¿Ya leíste nuestro post sobre cómo trabajar desde casa?