Home / Información General / Diferencia exento y no sujeto

Diferencia exento y no sujeto

Exento y no sujeto, ¿cuál es realmente la diferencia? El lenguaje fiscal y legal, en muchas ocasiones, puede resultar complicado de entender, sobre todo si no estás habituado a usarlo o no estás familiarizado con esa terminología. Es el caso de muchos autónomos o freelance que, de repente, comienzan a hacer facturas, pagar impuestos o realizar trámites burocráticos y no saben de lo que les están hablando y confunden términos. Suele ocurrir muy a menudo con tres palabras: exento, no sujeto y deducción fiscal.

Además, concretamente en el caso de estar exento y no sujeto la consecuencia es la misma: la ausencia de tributación. Pero existen matices que es importante tener claro y conocer para no caer en errores que luego pueden ocasionarte algún problema.

Ejemplo de exención

La definición de exención fiscal significa que a una transacción u operación determinada le corresponde un impuesto, pero por diversas circunstancias a la persona o a la empresa se le exime del pago. La exención está regulada en la legislación, para que no haya lugar a dudas de en qué casos se puede realizar.

La exención se aplica por razones de equidad (por ejemplo, eximir del pago del IVA a los bienes y servicios indispensables para las familias con menor poder adquisitivo); conveniencia (si es adecuado o no la aplicación general de un impuesto) o política económica (según las directrices del gobierno).

Por ejemplo existen diversas actividades que cuentan con una exención para aplicar el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) y que aparecen en el artículo 20 de la Ley 37/1992 (Ley del IVA). Sanidad, educación, servicios postales, servicios públicos, deporte, productos financieros y seguros, loterías y apuestas, algunos productos inmobiliarios, servicios y bienes de partidos políticos o servicios profesionales con derechos de autor son alguna de esas actividades. Si estás en ese listado, lo mejor es incluir una nota en tu factura que diga que estas exento de IVA de conformidad con dicha ley, para no dar lugar a dudas.

Otro ejemplo de exención fiscal podemos encontrarlo en la última reforma fiscal que introdujo un nuevo supuesto de exención en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas para los mayores de 65 años en sus ganancias patrimoniales, siempre que el importe obtenido por la transmisión se destine a constituir una renta vitalicia asegurada a su favor. Esta exención está limitada a 240.000 euros.

Diferencia entre exento y no sujeto

Ejemplo de no sujeción

La no sujeción significa que hay algunos supuestos en los que un impuesto determinado no se aplica, porque la actividad que vamos a realizar no se encuentra dentro de la categoría catalogada como hecho imponible por la ley reguladora del impuesto. Es decir, un trabajo no sujeto significa que no tiene una obligación tributaria.

Por ejemplo, para determinar el hecho imponible del IRPF, la ley especifica que está constituido por las rentas del trabajo, capital, actividades económicas, ganancias patrimoniales e imputaciones de renta. Todas esas categorías están sujetas a este impuesto. Sin embargo, los ingresos percibidos a través de herencias y donaciones no forman parte del hecho imponible del IRPF por lo tanto no están sujetos a él.

Ocurre lo mismo con el IVA. Hay diversas actividades que no están sujetas, como por ejemplo, la compra venta de un coche entre particulares, ya que este impuesto solo se aplica si el vendedor es una empresa o un profesional. O si una empresa se vende por entero, con su personal, su maquinaria, sus equipos, instalaciones, pero cambia el presidente o cabeza de la empresa, esa transmisión no esta sujeta al IVA. O por ejemplo, un servicio realizado a una cooperativa de trabajo asociado, como Factoo, por un socio de esa cooperativa es no sujeto a IVA.

¿Qué es la deducción fiscal?

El tercer concepto que puede confundirse con la exención o el estar no sujeto es la deducción fiscal. La deducción fiscal son beneficios fiscales que se aplican para fomentar determinados supuestos como la maternidad, la rehabilitación de viviendas, el mecenazgo, actividades de I+D+i, donaciones, … La deducción fiscal es una decisión política por lo tanto puede variar según el color del gobierno y de la comunidad en la que residas, ya que existen deducciones estatales y autonómicas.

Por ejemplo, un autónomo o emprendedor se puede deducir ciertos gastos, siempre que se demuestre que están relacionados con el negocio y con facturas, no con tickets. Estos gastos son el material para la empresa, los gastos de electricidad, agua, teléfono o Internet, servicios de asistencia técnica, leasing, cuotas de asociaciones o colegios profesionales, salarios de los empleados, seguro de salud…

Como podemos comprobar, las diferencias entre deducción fiscal, exento y no sujeto   son muy sutiles y pueden dar lugar a confusión. Pero hay que tener bien claros estos conceptos, porque cometer un error con Hacienda nos puede salir muy caro.

¿Te ha quedado clara la diferencia entre exento y no sujeto?

¿Añadirías algo más?

Comentarios de Facebook

Check Also

hacienda

Hacienda somos todos ¿Qué es y cómo funciona la Agencia Tributaria?

Aún perdura en nuestras mentes la famosa campaña Hacienda somos todos donde la Agencia Tributaria intenta concienciar …