Home / Emprende / Productividad para freelances: errores a evitar y consejos

Productividad para freelances: errores a evitar y consejos

La productividad para freelances es uno de los grandes temas que siempre nos traen de cabeza. Ser tu propio jefe tiene infinidad de ventajas, aunque siempre destacamos por encima de todos, la ausencia de horarios. Y esto puede ser la mayor ventaja pero también inconveniente si no se sabe gestionar el tiempo. Si eres freelance o te planteas emprender, vamos a hablar de cuáles son los principales errores que puedes cometer. Pero como queremos dar soluciones, vamos a darte algunos consejos prácticos de productividad para freelances y, de paso, te recomendamos algunas apps que te van a ayudar.

productividad para freelances

6 Errores que matan la productividad para freelances

No marcar horarios

Al principio puede que quieras trabajar cuantas más horas posibles. O comenzar bien pronto cada mañana. Pero lo cierto es que cada persona es un mundo y puede que tú nunca rindas antes de las 11 de la mañana. Sea cual sea tu caso, piénsalo y establece unos horarios razonables. Decide cuantas horas al día vas a trabajar y, salvo excepciones, intenta cumplirlo a rajatabla. Así mantendrás a raya el estrés y podrás conservar tu vida social y familiar intacta.

Listas de tareas inabarcables

Debes ser realista cuando marques objetivos. Piensa como si fueras una empresa: marca objetivos a corto, medio y largo plazo. A partir de ahí, haz tu lista de tareas pensando en el tiempo disponible, en tus momentos de pausa y en que pueden surgir imprevistos. Así tus objetivos serán más realistas y no te frustrarás si no logras finalizar todas las tareas de tu lista.

No calcular bien las horas de un proyecto

En ocasiones, las ganas de aceptar un trabajo que nos motiva hace que no planifiquemos bien cuánto tiempo va a llevarnos. Esto hace que le dediquemos más horas de las que esperábamos y que el precio final no compense la dedicación. Por eso, es importante saber valorar nuestro trabajo y ser realistas en el momento de cuantificar el tiempo que va a llevarnos, por dificultad y teniendo en cuenta otros aspectos como nuestra situación personal (si tenemos otros proyectos simultáneos por finalizar, si hay una situación familiar que pueda restarnos tiempo, etc). Si ves tras la negociación del presupuesto que no te compensa, aprende a decir no: a la larga, agradecerás haber rechazado ese proyecto.

No dejar tiempo al descanso

Es un error de lo más frecuente: tienes un pico de trabajo y decides que te quedas hasta la madrugada a terminarlo… ¡Error! Con eso sólo aumentarás tu ansiedad y trabajarás más lentamente por el cansancio acumulado. Además, es más fácil que cometas errores por la falta de concentración.

Responder inmediatamente los mensajes

A no ser que estés pendiente de unos cambios de tu cliente, estar continuamente revisando el correo electrónico, whatsapp y teléfono no trae nada bueno. Con ello lo único que vas a conseguir es perder la concentración continuamente y no llegar a focalizarte en una tarea en concreto. Es básico para tu productividad aprender a diferenciar lo urgente de lo importante. Si no sabes cómo, ahora te damos algunos trucos 😉

Querer hacerlo todo solos

Ser freelance suele implicar falta de medios. Así que acabas convirtiéndote en comercial, gestor, community manager, cobrador… Y al final te quedas sin tiempo para lo que realmente importa: tu trabajo. Lo mejor en estos casos es aprender a delegar: busca otros profesionales que puedan hacer una tarea en concreto por ti. Si esto no es posible, cuenta con el tiempo que te va a llevar esa tarea para planificarlo y acotar el tiempo máximo que debes dedicar a cada función.

productividad para freelances

Consejos de productividad para freelances

No todo va a ser negativo, queremos darte soluciones 😉 Ahora que ya sabemos dónde están nuestros errores, vamos a ponerles solución con el uso de varias técnicas y aplicaciones que nos van a ayudar a organizar nuestro trabajo diario.

Tecnica Pomodoro

No, no estamos hablando de comida italiana. Ya os hablamos de ella en otro post. Se trata de un método basado en hacer un listado de tareas que debemos llevar a cabo en periodos de 25 minutos, intercalando pausas entre tareas. Su creador, Francisco Cirillo, se basó en un temporizador de cocina con forma de tomate; de ahí su nombre.

Para poner en marcha esta técnica, hay que seguir unos pasos:

  1. Decidir la tarea a realizar
  2. Poner el reloj o cronómetro a 25 minutos
  3. Trabajar en la tarea de manera intensiva hasta que el reloj suene y anotar una X como completada
  4. Tomar una pausa breve de 5 minutos
  5. Cada cuatro “pomodoros”, podemos hacer una pausa más larga de 20 ó 30 minutos

Si te cuesta concentrarte y no puedes resistirte a mirar el móvil, puedes utilizar una App que te ayudará con esta técnica: Forest. Con versiones para móvil y navegador, te motivará a estar concentrado con recompensas que harán crecer un árbol cuanto más tiempo estés concentrado (y separado de tu móvil).

Regla del 8/8/8

Puede que dicho así no te diga nada, pero esto no es más que tener presente la proporción ideal de tiempo que debemos dedicar a cada área de nuestra vida: 8 horas al trabajo, 8 horas al descanso y 8 horas para el ocio y la familia. Así, 8 horas de trabajo deberían ser suficientes al día. Antes de acabar tu jornada, planifícate el día siguiente y desconecta. Mejorarás tu vida social y estarás más relajado.

Distinguir entre urgente e importante

En nuestro ritmo de vida diario, parece que lo urgente es lo realmente importante. Pero la realidad es que a menudo no es así. Además, hay muchas personas para las que absolutamente todo es urgente. Y si eso es así, al final nada lo es.

Por eso, para aprender a distinguir entre las tareas que tenemos pendientes, debemos tener claras nuestras prioridades: ver qué tareas nos acercan más al fin de nuestro proyecto. Así sabremos qué es realmente importante. Si no te queda claro cómo diferenciarlo, te recomendamos una app: Ike. En ella estableces diferentes tableros según 4 recuadros: importante, urgente, no urgente y no importante.

Así, deberás ir asignando a cada recuadro una de tus tareas pendientes, para así saber qué es importante y urgente, importante pero no urgente, urgente pero no importante y no importante ni urgente. Con ello sabrás qué tienes que hacer ya, qué puedes posponer, qué tareas puedes encargar a otros o cuáles puedes desechar porque no te aportan nada. Y si prefieres el papel, te hemos preparado la versión descargable 😉

¿Conocías estos trucos de productividad para freelances? ¡Cuéntanos los tuyos en los comentarios!

Comentarios de Facebook
Factura sin ser autónomo tus trabajos exporádicos

Check Also

Mejores blogs de freelance - Factoo Blog

5 Blogs para freelance ¿Conoces el Blog de Tecnicoo y de Autonomoo?

¿Quieres estar a la última de toda la información relevante para freelancers de perfiles técnicos? …